Furgoparatodos : «Familia friki viviendo aventuras, ¡en furgoneta camper!»


Esta semana @furgoparatodos nos envía este post donde podemos conocerles un poquito más de cerca. Un post fundamental para quienes se están iniciando en los viajes en familia en furgoneta.

Todo comienza casi por casualidad

Todo comienza casi por casualidad, buscando cambiar nuestro viejo coche deportivo de tres puertas por algo más grande tipo monovolumen o ranchera. Ya éramos tres y el perro, y rondaba la posibilidad de aumentar la familia. No coincidíamos en gustos y no encontrábamos nada que cuadrara con nuestro presupuesto que nos convenciera. De repente, en el concesionario nos preguntan si nos gusta la vida camper, a lo que nos quedamos los tres con cara de ¿?, porque por el mismo precio de lo que estábamos mirando había una Volkswagwen Caravelle T6 de 9 plazas con 7.000 km. Nuestra hija mayor (por entonces 5 años) se subió y soltó: “No miremos más, esto es lo que nos conviene”. Aquí comenzó Furgoparatodos, y como nuestra familia empezó a viajar en furgoneta camper.

El primer verano fue todo un poco a la aventura, lo típico de tirar un colchón al suelo de la furgo e ir aprendiendo de compañeros furgoneteros y estudiando de qué manera podíamos adecuarla a nuestras necesidades. Con más miedo que vergüenza aprovechamos como pudimos el verano. Pasada la fiebre inicial tocaba pensar qué distribución o manera de amueblar la furgo nos convenía más. Tanto por cómo es nuestra familia, las condiciones técnicas del vehículo y el presupuesto, claro. A cualquier compañero de ruta que le preguntes, su distribución o manera de aprovechar su furgo es la mejor, y es correcto, porque cada familia, pareja o furgonetero solitario tiene unas necesidades y lo realmente importante es hacer tu espacio a tu estilo de vida. Nosotros lo tenemos claro, cama amplia para todos con hueco debajo para nuestro perro Homer. Nos decidimos  por un kit de módulos con hueco central. Quitamos la tercera fila de asientos y la segunda se abate para conseguir cama hasta prácticamente la cabina.

En el mueble de la derecha está el espacio reservado a la nevera y el bidón de agua para la ducha. En el de la izquierda aprovechamos para guardar en la parte de arriba todos los utensilios de cocina y la comida, y en la parte de debajo de ese mismo mueble, las sillas, el suelo para las niñas y trastos varios. Contamos además con que en la cabina tenemos el sillón del copiloto doble y por dentro esconde un arcón que nos sirve para guardar los oscurecedores y aislantes.

Lo maravilloso de este mundo es que vas aprendiendo de los compañeros, las quedadas furgoneteras no sólo sirven para disfrutar con los amigos y conocer gente y sitios nuevos, sino que es una comunidad de ideas compartidas de las que siempre sacamos algo nuevo para aprovechar mejor nuestra furgo. De ahí copiamos la idea de hacer un cajón corredera debajo de la segunda fila de asientos en la que guardamos todo lo relacionado con la cama, edredones, sacos, almohadas….

Hace un año y medio llegó el momento que preveíamos cuando compramos la furgo, aumentamos la familia, ya somos uno más… había que reestructurar un pelín las cosas sobre todo por la sillita del bebé y el carrito.

Aunque en la cama cabíamos todos, había que estar quitando y poniendo la sillita y después buscarle sitio mientras dormíamos, y todo el que tiene niños pequeños sabe el horror que es montar y desmontar semejante trasto, así que decidimos comprar una cama adaptable a la cabina para los sillones delanteros, dejar la sillita de bebé fija en el sillón unitario abatible de la segunda fila y así ganar en comodidad y rapidez de montaje. En la cama dormimos los papis y la bebé debajo nuestra, nuestro perro Homer y nuestra hija mayor en la cabina.

Furgoparatodos: «el secreto para poder viajar en familia furgoneta camper es el orden»

El secreto fundamental para poder gestionar el espacio con niños y perro es el orden, todo tiene que estar en su sitio y nada va desubicado o suelto, los espacios de paso debe estar libres y cada cosa (potti, nevera, carrito de bebé, toldo, ducha,…) tiene su lugar. Por lo menos es la manera que a nosotros nos ayuda a no caer en un caos, aunque la verdad sea dicha, requiere de bastante trabajo. Además de que la vida la hacemos fuera,  porque imaginaros cinco metidos en la furgo haciendo tarde de pelis porque llueve… con lo cual, aunque también salimos en invierno, pero nos cuidamos de que no llueva. También porque meter en la furgo a nuestra gran manta de pelo mojada puede ser horroroso… 

La mesa para comer la llevamos junto a la cama de la cabina pegada al respaldar de la segunda fila de asientos y las sujeta las baldas centrales de la cama, así no perdemos espacio y van bien fijadas y protegidas

https://www.instagram.com/p/BzkQ8hKIRn8/

En cualquier caso, y trascendiendo lo material, la manera de viajar y disfrutar la furgo o cualquier otro vehículo con una familia de cinco compuesta de niñas y súperperro, no es otra que las ganas de estar juntos, conocer sitios y personas nuevas, acomodarse con lo justo, adaptarse a los imprevistos, disfrutar el momento y amarse por encima de todas las cosas. Aún tenemos mucho que aprender y conforme nuestra familia vaya transformándose, nuestra furgo también lo tendrá que hacer. ¡Nos vemos en la carretera!

Quizá te interese: Viajando con Manuela: «Nuestra forma de viajar es un turismo de primera»


¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!

About Tania Sar

view all posts

Made in 1991 ● Investigando, explorando, descubriendo, compartiedo y escribriendo sobre autocaravanas y campers ● También hago otras cosas en instagram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*